Encantapajaros
Seleccionada Salon Nacional Tucuman 2019
 
alambre-tela-semillas de girasol-lana
80 cm-50 cm-150 cm

 Se acurrucó a sus espaldas: llevó las rodillas hacia el pecho: alineó los pies hasta notar las piernas perfectamente acopladas, los

dos muslos suavemente unidos, las rodillas como dos tazas en equilibrio launa sobre la otra, los tobillos separados por un suspiro:

se encogió un poco de hombros y deslizó sus manos, unidas, entre las piernas.

 Se miró.

 Vio a una vieja niña. Sonrió. Caparazón y animal.

 Entonces pensó que, por mucho que la vida sea incomprensible, probablemente la atravesamos con el único deseo de regresar al infierno que nos creó, y de habitar en el mismo junto a quien, en una ocasión, nos salvó de aquel infierno.

 Intentó preguntarse de dónde procedía esa absurda fidelidad al horror, pero descubrió que no tenía respuestas.

 Sólo comprendía que nada es más fuerte que ese instinto de volver donde nos desgarraron,

y de seguir repitiendo ese instante años y años.

 Pensando tan sólo que quien nos salvó en una ocasión puede después hacerlo para siempre.

 En un largo infierno idéntico a aquel del que venimos.

 Pero, de pronto, clemente.

 Y sin sangre.

 Alessandro Baricco "Sin Sangre"

  • Icono social Instagram
  • Facebook Classic
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now